Las tres tentaciones de Jesús

Por El escritor - 30 de Octubre, 2006, 19:47, Categoría: Cuaresma

Tentación 1 - Integridad

Escrito está: "No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios" (San Lucas4:4b)

Jesús está en el desierto. Fue llevado(movido intensamente) por el Espíritu al desierto por cuarenta días, y era tentado por el diablo. No comió nada en aquellos días pasados los cuales tuvo hambre. Entonces el diablo le dijo: "Si eres el Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan" (cf. 4:1-3).

Podemos ver en este pasaje que Jesús es, plenamente hombre, siente hambre como cualquier otro ser humano. La alimentación es la necesidad básica de toda persona. Más aquí está la primera tentación a la que sucumbe el ser humano. Olvidarse de la razón de ser de su vida, del propósito y de la esencia a lo que ha sido llamado. Así también sucedió con el pueblo de Israel, el pueblo de la promesa en el desierto. Ellos tenían una meta y propósito que Dios les había indicado después de salir de cuatrocientos años en la cautividad en Egipto: "Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, para que viváis, seáis multiplicados y entréis a poseer la tierra que el Señor tu Dios prometió con juramento a vuestros padres. Te acordarás de de todo el camino por el cual te ha traído el Señor tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos. Te afligió, te hizo pasar hambre y te sustentó con maná, comida que tú ni tus padres habían conocido, para hacerte saber que nos sólo de pan vivirá el hombre, sino de todo lo que sale de la boca de Dios vivirá el hombre" (Deuteronomio 8: 1-3)

¿Cuantas veces en la necesidad surge la tentación de sucumbir, de poner a un lado la meta, los principios y los valores que tenemos por el pan? Aquí puede traducirse pan, como todo lo básico que necesitamos en esta vida. Pan, vestido, techo, trabajo, dinero, salud, paz ...

Jesús es tentado a desviar el propósito divino al que ha sido llamado. Está tentado a sucumbir. Dejar de ser el Redentor de la humanidad, a un "dios milagrero", que da pan, sanidad y prosperidad a todos. De dar más importancia al beneficio que a quién lo da. Por cierto, esa es la figura que se hace la religiosidad popular. Antes de verlo como su Maestro, Señor y Salvador, quieren tener a Dios para cumplir sus antojos. Quieren más los regalos y sus beneficios, que quién se los dá. La sociedad materialista en la que vivimos, bombardea constantemente a través de sus medios de comunicación a buscar a ultranza el bienestar personal en detrimento incluso de sus principios, creyendo que "el fin justifica los medios"

Jesús está en oración en el desierto, preparándose para cumplir la misión que le ha dado el Padre. Tiene la misión de ser el redentor de la humanidad. Con la tentación a convertir la piedra en pan, "el padre de la mentira" quiere desviar el propósito divino al cual fue llamado para convertirse en un "mesías que sólo suple lo temporal". Jesús fortalecido en oración, buscando la dirección del Padre le dice tomando como base la Escritura: "No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios" (San Lucas4:4b). Aquí coloca en el justo orden. Sabe que el pan es necesario, más el viene a cumplir toda la voluntad del Padre. Dios no sólo da el "pan nuestro de cada día", más viene con el propósito principal de mostrarnos y darnos el camino para reconciliarnos con el Padre. El es tentado, vence la tentación y no peca. Sabe que lo prioritario es: "buscar primeramente el reino de Dios y su justicia y todo lo demás será añadido".

Jesús, verdadero hombre, fue tentado en todo, pero sin pecado.

Bondadoso Dios, gracias por Jesús que venció la tentación. Nosotros también te pedimos: "No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal". Amén .


Tentación 2 - El Poder (Gloria) o la Cruz

Respondiendo Jesús le dijo: "Vete de mi Satanás, porque escrito está: "Al Señor tu Dios adorarás y solo a él servirás" (San Lucas 4:8)

En esta segunda tentación, "el padre de la mentira" quiere desviar de una manera un poco más sutil el ministerio de Jesús. "Lo llevó el diablo a un alto monte y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Le dijo el diablo: A ti te daré todo el poder de estos reinos y la gloria de ellos, porque a mí me ha sido entregada y a quien quiero la doy. Si tu postrado me adoras, todos serán tuyos. (San Lucas 4: 5-7). Quiere con esta tentación a que sea un "mesías de la gloria temporal". En otras palabras un "mesías político". No era eso lo que aguardaban los zelotes, que luchaban para la liberación de Palestina de la pesada bota del Imperio Romano. Está siendo tentado de abandonar la meta y propósito para el cual fue llamado por el Padre que es ir a "Jerusalén a donde ha de ir a la cruz, se rechazado, morir y resucitar", por el de recibir dominio poder y gloria terrestre de los "reinos, el poder y la gloria de ellos" en otras palabras, poder. ¡Poder, mando, importancia!. Eso era por lo que constantemente se disputaban los discípulos: ¿Quién era el mayor de ellos? , ¿Quién se sentaría a Su derecha?. Cuando Jesús les anuncia que ha de ir a Jerusalén a ser entregado a los sacerdotes para morir, Pedro le increpa diciendo: "Señor de manera alguna te ocurra esto". Jesús ve en estas palabras de Pedro, esta misma tentación por lo que le responde: "Apártate de mí Satanás". Frente a la tentación de recibir gloria y poder terreno, Jesús responde al "padre de la mentira": "Vete de mí Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y sólo a él servirás". (4:8)

Hoy también está esa tentación en los cristianos. La tentación de la gloria y el poder. De confundir la gloria y el poder eterno de la gloria expiatoria de la cruz que apunta a al reino de Dios inaugurado por Jesucristo, por la "gloria de recibir beneficios terrenos". "No solo a recibir gloria y poder político temporal, sino también de las cosas que vienen con él" y que son del "padre de la mentira". Confunden lo temporal con lo eterno y lo quieren meter dentro de la Iglesia, ofreciendo por medio de oraciones estruendosas y quejidos interminables, sus "pedidos con lujos de detalles de cómo lo quieren", con la excusa de que él es un "dios de prosperidad y de gloria". En vez de adorar y servir a Dios, sirven a sus propios apetitos carnales. Ya en su tiempo, Martín Lutero hablaba de ellos y los llamaba irónicamente "profetas celestiales". Al respecto de este tipo de tentación alguien también escribió: "Cuando veas que tu dios te da todo lo que le pidas, te libre de sufrimientos, de persecución y pruebas, cuando cumpla todos tus deseos, es hora que dejes a ese dios y comiences a buscar la verdadero Dios". Si, esta es una de las mejores armas del "padre de la mentira" "vestirse de ángel de luz y engañar a muchos" (II Corintios 11:14), darle todo lo que la persona necesita, dar todo lo apetecible a sus ojos, a fin de que cada día invoque más a ese "dios", y se olvide de Jesucristo y de lo que él hizo por nosotros en la cruz del Calvario. El imita las señales y obras de Cristo a multitudes, engañando "aún a los escogidos" ( Mr. 13:22). De esta manera, la religión se convierte solo en mostrar las "señales de milagros, y prodigios portentosos". Lo único que "el engañador o padre de la mentira" no puede imitar es el fruto, que es el amor. Y el amor consiste en esto, que "él (Cristo) nos amó primero"(I Jn 4:19). Dice Jesús: "En esto, conocerán que son mis discípulos, en que se amen los unos a los otros" .( Jn. 13:35) Ustedes lo podrán distinguir fácilmente. Estos falsos, hablarán mucho de la "gloria de Dios", de sus prodigios y señales, más el sacrificio vicario de Jesús en la cruz, el amor y servicio al prójimo, serán los grandes ausentes. Estos "tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de la misma" (II Tim 3:5)

Jesús dice: "no todo el que me dice Señor, Señor entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre. Muchos me dirán en aquel día Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí apartaos de mí, hacedores de maldad" (San Mateo 7:21, 23). Hacer la voluntad del Padre es confiar en Aquel que Dios ha escogido para hacerla. La voluntad del Padre es que Jesús vaya a la cruz. Por eso Jesús le dijo al "padre de la mentira", "vete de mi Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y solo a él servirás".
Bondadoso Dios: Gracias por Jesucristo que por amor a la humanidad, fue obediente hasta la muerte y muerte de cruz, y nos mostró lo que es el verdadero seguimiento. Amén.

Tentación 3 - La Verdad o la mentira

"Respondiendo Jesús, le dijo: No tentarás al Señor tu Dios" (San Lucas 4:12)

Esta tercera tentación resume y refuerza las intenciones del "padre de la mentira", Viéndose combatido eficazmente por Jesús en el uso de la Escritura, él quiere ir al mismo plano: "Y le llevó a Jerusalén, y lo puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres el Hijo de Dios, échate de aquí abajo porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden y en las manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra" (San Lucas 4: 9-11)

El "padre de la mentira" quiere usar la palabra de la Escritura para tentar a Jesús. Es decir, usar la palabra de verdad, desviándola de su propósito para enseñar la mentira. Ciertamente estas palabras del salmo 91, nos muestra como Dios, es un Dios que protege a sus hijos de los peligros y sostiene para que no se tropiece. Consuela en medio del peligro. La insistencia de Satanás es tentar a Jesús a usar su poder divino desvirtuando su misión. En otras palabras usa la palabra de verdad, para una mentira y engaño. El engaño está en que palabra no es para tentar a Dios a que use su poder, sino que sea de ayuda y consuelo en momento de adversidad.

Esta mentira es la esencia de las otras tentaciones que recibió Jesús en el desierto, que son la tentación a ser un mesías político como un emperador o rey, milagrero de carácter temporal y terrestre, olvidando su propósito principal que es el Reino de Dios y su justicia, la tentación de la gloria y el poder en contraste con la misión de ir a Jerusalén, ser rechazado por su pueblo,ser asesinado porque su proyecto es escándalo, y resucitar para reconciliar a la humanidad con el Padre. Otro aspecto de esta tentación es faltar a la misma ley, "tomando el nombre de Dios en vano" y tentando a Dios mismo.

¿Cuantas veces la "palabra de verdad" es usada por el "padre de la mentira" para engañar? Se enseña la mentira como si fuera una verdad. La "gran mentira" es que el ser humano cree que puede vivir a plenitud en autonomía de Dios, usando la Escritura para sus propósitos egoístas. Se usa el nombre de Dios para engañar, distorsionando el mensaje de la verdad. Muchas veces la Escritura es usada en este sentido para enseñar la mentira, quizás de una manera sutil quitando al "hilo de oro" que une a la Escritura, que es Jesucristo, su mensaje  y su obra en el Calvario. El enemigo conoce la Escritura muy bien y la tuerce para sus propósitos, no descansa ni de día ni de noche, y anda "como león rugiente buscando a quien devorar". (I Pedro 5:8)

Una de las grandes mentiras es que el ser humano se puede salvar por sus propios méritos u obras delante de Dios, o por su propia decisión o por sus propias cualidades. Esto es lo que enseñan las religiones paganas. El cristianismo, a diferencia de otras religiones enseña que el hombre es únicamente reconciliado con Dios por pura gracia (regalo inmerecido de Dios) por medio de la fe en su Hijo Jesucristo. (Cf. Efesios 2:8,9). Esta fe también es un don o regalo de Dios, que viene a las personas por "oír el mensaje de Dios". (Romanos 10: 17). La fe viene por el oir... "Somos justificados sólo por gracia, pero solo la gracia que justifica , obra"  Lutero.

Jesucristo venció esta tercera tentación de usar, torcer e interpretar mal el significado de la palabra de Dios diciéndole al "padre de la mentira": "No tentarás al Señor tu Dios".

Este tiempo de Cuaresma, es tiempo meditación, arrepentimiento y de confesión en todo lo que Dios hizo en Cristo por nosotros y reconciliarnos. Tengamos presente el estudio y meditación de la "palabra de verdad", para que podamos combatir al "padre de la mentira" y trnasformar con esta "palabra de verdad".

Bondoso Dios: Gracias por Jesucristo, verdadero hombre, que venció la tentación sostenido por tu "palabra de verdad", confió y obedeció su vida a tu cuidado por nosotros. Amén.
                                           P. Gerardo A Hands C.    Revisión Febrero 2007

http://www.selah.com.ar/new/verrecurso.asp?CodigoDeItem=3706

El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog